Make your own free website on Tripod.com
 

Figura zoomorfa en oro de la cultura Zenú
Secretaría de Cultura de Córdoba - Colombia - Sur América

 
 
In Memoriam

El Universal
Martes 27 de mayo de 1997

El caso de Raúl Gómez Jattin

En circunstancias lamentables estuvo por varios años deambulando por nuestra ciudad Raúl Gómez Jattin, uno de los intelectuales que tuvo gran resonancia en el campo de la poesía, no sólo en nuestro terruño sino en otras regiones del país. Por circunstancias de su propia enfermedad, pereció trágicamente la semana anterior.

Llama la atención este personaje porque pudo rehabilitarse y recuperarse si hubiera encontrado una persona o una entidad a la cual él hubiera estado vinculado en sus actividades culturales. Sin embargo, a raíz de su muerte se vio la ciudad llena de carteles mortuorios invitando al sepelio.

En el mismo estado lamentable se encuentra deambulando por los bajos de la Gobernación el señor Carlos Arturo Romero De Ávila, uno de los más prolíficos compositores de antaño y gran intérprete de la guitarra. Seria conveniente que la Sociedad de Autores y Compositores de Colombia, seccional Cartagena, tuviera en cuenta este hecho y procurara buscar los medios necesarios para afilialr a estos intelectuales a una entidad asistencias que siquiera les prestara los primeros años

Antonio Merlano Meza
CC. 885.308 de Cartagena

Lunes 2 de junio de 1997

La muerte del poeta

Desde cuando conocí su poesía nunca dejé de observarlo. Dedicado recibí, por intermedio de Eduardo Polanco, uno de sus poemarios y seguí su consejo al pie de la letra, y por ello, tampoco nunca intenté acercarme a él. Me dediqué a contemplarlo y examinarlo con el dolor y el estremecimiento que sólo en estos casos se le depararía a los familiares y amigos muy queridos. Acaba de morir. Trágicamente como era de esperarse. Siempre pensé que no había remedio y que pese a su esperanza, en las pausas de su locura, vertía versos 'reposados y tranquilos'.

He leído con frenesí todo lo escrito post-morten sobre Raúl Gómez Jattin. He contenido el llanto entrañable que me corre en la medida que leo y lo pienso. El llanto y las lágrimas que no reprimí cuando leía sus poemas y que hicieron mi deleite. En estos tiempos de sequía en cuanto a verdaderos poetas, Raúl era el oasis y lo que lo se ha dicho y diga sobre su obra son merecidísimas loas que están y estarán desprovistas del almíbar empalagante.

JULIO SANCHEZ ARRIETA

Viernes 6 de junio de 1997

Ahora entiendo....

... el porqué mueren nuestros artistas y otros valores en un medio tan hostil como el nuestro, si no tiene recursos para aliviar sus males.

Si alguien en vida fue considerado el poeta vivo más grande de Colombia, hasta ese 22 de mayo cuando murió en la forma más deprimente y vergonzosa, fue Raúl Gómez Jattin, ese que en otros lares seguirán honrando como el insigne poeta que fue, pero que sin embargo acaba de morir en su propia tierra de la manera más indigna. Alrededor de su féretro se vieron muchas caras, tal vez las mismas que en vida nunca le tendieron la mano.

¿Cuántos Gómez Jattin se necesitan que mueran aquí para que este Estado inepto y la sociedad hipócrita, que mañana estará rindiéndoles homenajes póstumos, entiendan lo que se pierde cuando se apaga una vida como esta y hagan lo que tenga que hacer para rescatar a los Pambelés, a los Romeros y otros que deambulan por nuestras calles a la vista de propios y extraños?

Nada de lo que hagan ahora será igual a cuando Raúl Gómez Jattin vivía; o lo que eran Crecencio Salcedo, Estefanía Caicedo, Carlos Julio Ramírez y otros que murieron bajo el signo trágico de la miseria y la mirada impávida de las mal llamadas entidades cultoras del arte.

HERNANDO PALOMINO
CC.825.685 de Barranquilla

El Tiempo
Domingo 8 de junio de 1997

Raúl Gómez J.

Señor Director:

Profundo pesar me causó la muerte absurda de un exponente de nuestra poesía como lo era Raúl Gómez Jattin. Quiero por intermedio de ustedes hacerle un sentido homenaje póstumo.

Adiós poeta loco
suicida adicto de ilusiones lego,
digna muerte para el árbol tierno,
muerte trunca de un dolor inmenso
y enigma incierto de su alma libre.
Murió el poeta pobre
que incomodaba a todos
con su porte inmundo
y su voz tan dulce
que imploraba al cielo.
Adiós poeta triste
que escondimos siempre
de nuestro propio miedo,
entre cuerdas rejas
encerramos su vuelo.
Adiós poeta loco,
prisionero de sus sueños
y por sus sueños liberto.

PABLO E. URIBE
Bogotá

 
Secretaría de Cultura
Departamento de Córdoba

Edificio Biblioteca David Martínez
Calle 29 No.5-64
Teléfono: 782 32 36
Indicativo Nacional: 094 ó 074 ó 054
Montería (Córdoba - Colombia)
.............................. Información Técnica ..............................
Esta página está optimizada para Internet Explorer 4.0 ó superior
y fue diseñada para verse con resolución de 800 x 600.

Créditos