Make your own free website on Tripod.com
 

Pieza de orfebrería zoomorfa de la cultura Zenú
Secretaría de Cultura de Córdoba - Colombia - Sur América

 
 
Semana Santa en Ciénaga de Oro

La Dolorosa vestida para la procesión del Viernes Santo
© Carlos Crismatt Mouthon

EL RITO DE SEMANA SANTA EN CIÉNAGA DE ORO
Por Silvio Burgos Durango



esde los primeros viernes de la cuaresma se inicia en esta localidad la celebración semanasantal. La imagen titular correspondiente a estos siete viernes es la de nuestro Señor Caído, recorriendo por distintos sectores de la ciudad las estaciones del Víacrucis. El viernes de Dolores es grande el desbordamiento, los arreglos de los pasos desde tempranes horas hacen un llamado general al gran acontecimiento nocturno.

Ver estas obras escultóricas formidables de tamaño natural son la contemplación de sus habitantes. Las imágenes de los Judíos del "Paso" principal como: El de la Escoba o el de la Soga, causan mucha curiosidad, o la figura moribunda de Jesús Nazareno, obra de algún imaginero quiteño de la época colonial y que perteneció a los padres de la compañía de Jesús. Fue adquirida en panamá por el padre José Dionisio Romero en el año 1857.

La Dolorosa en su "paso" de sobrio palio bordado en terciopelo rojo. Candelabros y flores la circundan sobre sus columnas. San Juan se apresta acompañar el desfile sacro.

En una esquina tradicional se haya arreglada con un semipúlpito, para que un predicador haga el sermón del "encuentro". El "paso" principal es cargado por la hermandad de los Nazarenos, cuyo regente es el señor Oberto Santana que sigue la tradición hereditaria primogénita que inició con su ancestro Joaquin Santana.

La banda de Músicos interpretará la marcha fúnebre indicada para hoy: "Un adiós", muchos de los cuales nacieron de esta estirpe heredad musical, generada del tributo excepcional: El "Negro" Sáez, compositor y arreglista de cada una de las piezas emitidas en las procesiones.

Los cargadores mueven los pies al acompasado ritmo del redoblante. El domingo de Ramos, Jesús "El Buen Pastor" va montado en una burrita desde la capilla de Fátima hasta el parque principal que con palmas y música se realizará una misa campal.

El jueves Santo, el entusiasmo es muy singular y todas las personas de la comarca y localidades circunvecinas, y del país en general, se alistan a participar de este acontecer desde tempranas horas. En los hogares un acostumbrado ajetreo hace presa de los comensales que degustaran de ricos platos típicos adornados con un toque de "misticidad".

La iglesia abre sus puertas para dar paso a los arreglos de cada anda, monumento o el altar. Luego los ritos ceremoniales del día, el lavatorio y sermón de mandato concluyen este aspecto; y apenas acabados los actos, los retoques finales a la decena de "pasos" que tomarán parte del desfile procesional:

La cruz de caravaca, tradición que sirvió de conversión a un Rey Moro en la provincia de Murcia que hoy nos evoca su parecido.

La cena, imaginería de talla en madera policromada, su "paso" no es penitencial.

Jesús en la oración del huerto y la Magdalena.

Jesús en la columna, que posee un atractivo de indescriptible belleza por su talla y cuya autoría es el artesano orense del siglo pasado: Germán Rosso.

"El ángel y la Muerte" un "paso" alegórico del desfile.

La verónica, imagen de talla en madera policromada; antigua virgen del Rosario de la primera iglesia de paja, autor el sacerdote cienagadorense Joaquín Franco.

Nuestro señor caído, otra obra del maestro Rosso, antiguamente la imagen antecedió a la del señor del huerto.

La plaza central retumba y reboza de gente en espera, que lo inicia el fúnebre son de la música entonado por la Banda. Los "pasos" siguen un orden y el "Guarrú" anuncia lo que está por acontecer. El anda principal marcha pausadamente al compás de la música, así avanza en su peregrinaje el "Paso de los Judíos".

Los Nazarenos van vestidos inmaculadamente de blanco, compuesto de gorro, camisa y "pollera". Un cáñamo de cerda le atraviesa la cintura y el cuerpo como banda, finalizando en una "galleta" como nudo. De igual forma las cofradías y cargueras se uniforman. Los primeros de túnicos cremas o blancos, con capuchones cubriéndoles el rostro. Las segundas se atavían de blanco con una banda café.

Los Nazarenos están integrados en varios grupos que se les denomina "cuadrillas" compuestas de 10 personas aproximadamente. En la actualidad existen ocho(8) cuadrillas.

No podrán faltar en mención los "inciensarieros", o turiferarios como los denomina la Iglesia, con túnicos cremas y flecos en cinta formando cruces de color morado, llevan artísticos inciensarios para el sahumerio delante de cada "paso". El pregonero, personificación de un soldado romano, que por muchos años desempeña este papel el popular "Cuto", en tan infatigable labor. El "Campanitero" de túnico morado con corona y cola sostenido por un paje vestido de similar manera, doblan la campanilla tres veces en posición de genuflexión ante el "paso".

"Los Niños Pasión ", "Dimas y Gestas" y "La samaritana", que gustosos habitantes de esta localidad representan. Por último, los Penitentes, que arrastrados por el suelo con pesadas cadenas y capirote sobre la cara, cumplen enigmáticamente sus promesas o votos. Leyendas mantienen vigencia con el penitente del otro mundo que recorridas las cuatro cruces situadas en los puntos cardinales del pueblo, le preguntan la hora y contesta: "cuando salí de Jerusalén eran las doce de la noche".

La procesión se mueve entre dos hileras largas de una piedad y devoción incomparables. Todo lo invade la multitud que sigue de cerca el ritual. Aproximadamente el recorrido dura unas cinco horas que se desarrollan por las calles cinco y siete, principalmente. Parece que algo de Sevilla se transportara a estas tierras criollas de similares costumbres. Ciénaga de Oro como una de tradiciones religiosas lo sabe demostrar en esta ocasión con mucha majestad; por eso luce en su Semana Santa el mismo fervor que tuvieron los abuelos y que recoge como él mas preciado de sus tesoros patrimoniales.

Para el viernes Santo desde tempranas horas se dan los actos rituales. Víacrucis y adoración en el templo. Los arreglos y adornos necesarios son puestos rápidamente. Los "pasos" son engalanados con flores profusamente esparcidas de color blanco y lila para recordar la necesidad de alcanzar la penitencia y la inmaculada pureza de Cristo.

Para esta ocasión el "paso" titular será el Santo Sepulcro, que entonando un paso doble fúnebre denominado: "Adiós para siempre", saldrá desde la casa que lo custodia hasta el templo acompañado de la hermandad de los Nazarenos, que uniformados de túnico púrpura y su cáñamo, buscan fervientemente el Cristo Yacente para acostarlo en la "cuna".

Hacia las siete(7) de la noche se inicia el sermón de las siete palabras, y cuando se ha explicado la última palabra y el orador alude a los instantes de la expiración del Señor, el velo del Santa Santorum se rasga abriendose en dos. Se escucha un estallido semejante a un trueno, y a la vista de todos aparece la escena del calvario con las imágenes de San Juan y la magdalena de lado y lado del Cristo.

A corta distancia en su "paso" Nuestra Señora de los Dolores, vestida de terciopelo negro, mantillas y encajes en color plata. El palio va cubierto con bordados en hilos de plata y oro sobre el terciopelo. Lleva una diadema, corona y un corazón con siete dagas de plata que representa los siete dolores de la Virgen.

Los Sayones o centuriones golpean con estrépito sus lanzas; ellos vestidos de túnico negro y capirote terminado en punta, donde lo adornan con flecos, collares dorados y una pluma de gallo; custodiarán durante el recorrido el Sepulcro. Los inciensarieros sahumerian la imagen del Cristo bajado de la cruz por los Santos Varones, que luego es conducido a la Cuna. De allí parte la procesión del Santo Entierro De Cristo.

El personaje de la Muerte deambulará por todo el trayecto, seguido por el Judío Errante, denominado en la población: "Andando andando". El recorrido será igual al de la noche anterior. Una costumbre es la de introducir el "paso" titular de esta noche en la casa residencial de la familia Mendoza Mendoza, en cuya sala penetra el Sepulcro y en su contorno se monta guardia permanente hasta el sábado bien entrada la noche. La marcha para esta ocasión será: "El santo sepulcro". Los descansos de la marcha en dos sitios extremos del recorrido, obedecen por respeto a una tragedia entre dos compadres que se mataron en franco duelo.

El sábado hacia las horas de la noche se hará la solemne vigilia pascual. El domingo es Resurrección, los oficios empezarán desde muy temprano con los horarios que se habitan normalmente. En la noche después de la celebración de la misa saldrá en procesión la imagen titular del Señor Resucitado, adornado con flores multicolores y llevado acuestas por los distintos grupos de la Hermandad de los Nazarenos. Las carreras de San Juan fueron durante mucho tiempo el gozo de la gente, que se reunía en los alrededores del parque central, a esperar que el Apóstol Evangelista saliera en "carrera" a avisar la resurrección del maestro a eso de las cinco de la mañana.

 
Secretaría de Cultura
Departamento de Córdoba

Edificio Biblioteca David Martínez
Calle 29 No.5-64
Teléfono: 782 32 36
Indicativo Nacional: 094 ó 074 ó 054
Montería (Córdoba - Colombia)
.............................. Información Técnica ..............................
Esta página está optimizada para Internet Explorer 4.0 ó superior
y fue diseñada para verse con resolución de 800 x 600.

Créditos