Make your own free website on Tripod.com
 

Figura zoomorfa en oro de la cultura Zenú
Secretaría de Cultura de Córdoba - Colombia - Sur América

 
 

El Meridiano

Domingo 1 de junio de 1997

Soad Louis Lakah en los caprichos de Raúl

¿Qué tendrán las cárceles o los hospitales con nuestra amistad? ¿No son casualidades, verdad que no? A lo mejor la libertad y la salud nos están tendiendo trampas para no continuar desconociéndonos. Tal vez sus precarios caminos nos entrecruzan una próxima cercanía, alejada de túneles o socavones.

Recibe mis mejores deseos en la nueva independencia.

Raúl. Cereté. Mayo 13 de 1977.

Esta carta fue la primera señal que recibiría la escritora Soad Louis Lakah de que en su vida también el poeta Raúl Gómez Jattin dejaría una huella profunda. Aún no se conocían personalmente, lo hacen tres meses después de que ella recibiera la carta.

"Yo formaba parte del grupo literario El Túnel. Yo sabía de su poesía, de su trabajo literario, sabía que era una persona inteligente. Pues teníamos amigos en común y cuando hay amigos en común, hay cariños en común".

"A raíz de eso siempre me llamaban para que lo ayudara a sacarlo de la cárcel o del hospital, porque desde ese momento, Raúl comenzaba a tener problemas. Me envió esa carta".

"Después, a los dos o tres meses nos conocimos personalmente. El fue a mi casa, conversamos, me leyó sus poemas, me hizo unos poemas. Raúl era una persona muy inteligente, muy leída, muy preparada, muy intelectual. Había devorado esa literatura que no todos tenemos la capacidad de asimilar al leerla. Raúl se alimenta de eso y comienza a través de su entorno y vivencias a producir la poesía con la gran vitalidad y fuerza, de manera clara, con nombres propios de llamar las cosas. Sin temores, sin rubores ni verguenzas".

"Cuando veo que señalan a Raúl y lo comparan con los Poetas Malditos y creen que su locura lo hizo importante, yo pienso que su locura no fue importante dentro de su poesía".

"Su poesía estuvo primero y fue lo más importante, no su locura ni su momento de exhibición y actitud distinta ante la vida y esa otra personalidad que tomaba a veces. A Raúl lo hizo la poesía. Le dio fuerza a la poesía y tenía identidad con ella. Pero no es la excusa - como quieren decir ahora - que Raúl era loco y que, porque se vestía así, era buen poeta o que eso lo hizo famoso. Eso es otra cosa".

"El fue un tipo muy inteligente, estudioso, preparado, como ningún otro, sabía exactamente cuál era la medida de la inteligencia, el desarrollo intelectual que tenía cada persona. Medía a uno con la mirada y sabía hasta dónde era uno capaz. Raúl era su poesía buena y lo hizo su poesía, no la locura".

"El utilizaba la excusa de la droga para que nadie le dijera nada, para que nadie le señalara cómo debía ser su comportamiento. No era loco, sino vicioso. Y eso la gente lo señaló como locura".

"Pero Raúl Gómez sin droga era otra persona. La droga fue desmejorando su cuerpo, su estado físico se descompuso. Pero mientras no estaba bajo los efectos de la droga, su mente le sirvió para ser vital, para ser inmortal en la poesía, para seguir viviendo, para a veces arrancarnos un dejo de nostalgia o una sonrisa".

"Siempre que hablaba con él era una sorpresa"

"Siempre que hablaba con él era una sorpresa porque siempre tenía algo nuevo. Algo importante, algo inteligente de qué hablar o qué decirle a uno. Era una caja de sorpresas que siempre venía con él. Los temas que trataba, por lo general eran nuevos, te aportaban, te enseñaban, te ponían a pensar, porque Raúl era de una profundidad".

"Con una sola frase o una sola palabra te ponía a pensar, o te ruborizaba o te cuestionaba, te llevaba a pensar en que de verdad era un creador. No era necesario que dijera que era poeta para saber uno que estaba haciendo poesía".

"De Raúl guardo mucho"

"Su sabiduría, su manera de ver la vida como si la estuviera soñando, como si cada día se levantara de un sueño. Que su poesía era vital, determinante, llegaba como la flecha al punto blanco. No comenzaba a malgastar palabras.

Al sufrir los estragos de la droga, hace que en él se dieran algunos baches en lo que hacía. La droga era la culpable de eso".

"Era querendón"

"Era una persona querendona y definitiva para querer a alguien. Con Raúl se hablaba, se discutía, se peleaba, como sucede en todo ser humano y en toda amistad, a golpes, a trompadas, a cariños, a afectos y él sabía la medida".

"Después tomó una actitud de ponerse una máscara, y como decía Oscar Wilde, "todos tenemos una máscara y terminamos pareciéndonos a ella".

"Raúl también tomó esa máscara como buena persona que le gustaba el teatro, que sabía lo que era el teatro. Y se vestía de pordiosero, de mendigo para que se le facilitaran, que nadie truncara su libertad".

Raúl hacía temblar a muchos

"Cuando yo estaba en la Casa de la Cultura, hizo desastres. Una vez para un recital, peleamos porque me dijo que iba a hacer un recital y entonces cogió y nos encerró a todos los que estábamos en el acto. Le puso candado a las puertas y se había guardado las llaves en el bolsillo de su pantalón y no nos dejaba salir de allí".

"Cogió unas velas, las prendió, tomó el bombo de la Banda Departamental, se rompió toda la ropa. El me había dicho que le hiciera una corona , flores, pero resulta que no encontramos flores y le hicieron una de flor del verano. Raúl llegó y se enterró esa corona de flor de verano en la cabeza y todo el mundo sufriendo en sus butacas al ver correrle la sangre por su frente y su rostro".

"Tocó el bombo durante unos diez minutos y todo el mundo permanecía en silencio absoluto. Después fue él quien lo rompió con una risotada, burlándose de nuestro miedo dibujado en nuestras caras. Y es que Raúl era un híbrido, era teatro y era hombre".

"Esa vez en vez de leernos sus poesías comenzó a cantar vallenato, recuerdo ese que se llamaba "La Golondrina". El tenía muy buena voz para el canto"

¿Cómo era la reconciliación?

"Otra cosa que él tenía era que cuando peleábamos, llegaba después a mi casa y se sentaba en el piso y recostaba su cabeza sobre mis rodillas y comenzaba a cantarme canciones de Serrat, o vallenatos, era como un niño. Tenía alma de niño. Y de esa forma pedía que lo perdonara. Yo lo entendía".

"Mis diferencias con Raúl

"Fue cuando él quiso hacerme un comentario de mi libro "Los Caprichos de Dios". Pero cuando él me lo entregó, me pareció que era demasiada generosidad por parte de él, porque en el comentario me comparaba con Borges, García Márquez y no lo publiqué en el libro, ni en ninguna otra parte, porque de pronto la gente iba a decir que me aprovechaba de su locura para decirme esas cosas. Pero en el momento en que lo escribió, él me pidió que ese escrito apareciera en el libro. Yo le dije que sí pero nunca lo incluí y vino con violencia a reclamarme. Tuvimos una pelea, nos enfrentamos, pero yo sabía que esas peleas, pasaban y así fue".

¿Qué le preocupaba?

"Le preocupaba la insensibilidad de la gente, la juventud, la gente que no sabía nada, la gente que vivía de apariencias, con posturas falsas. Cuando se vive intensamente en la vida, esa frivolidad molesta mucho y eso le molestaba a él".

El amor para Raúl

"El no definía sus amores. Entre hombre y mujer, para él no había diferencias. El era una persona que amaba a las personas de ambos sexos, así como amaba a una mujer, también amaba a un hombre. No le interesaba el cuerpo del hombre o de la mujer, le interesaba era el espíritu del ser humano, él buscaba a Dios en cada persona y él se volvía Dios creando.

"No fue un suicida"

"Toda muerte produce desconsuelo y lamento pero es un camino de obligación para todos, como dice Pablito Flórez. Yo creo que Raúl no fue un suicida, fue atropellado por un carro. Quizá él estaba esperando un taxi y quizás los que pasaban no le paraban y el que finalmente se decidió a llevarlo paró en otra acera, y cuando atravesó, se lo llevó otro carro que venía a mucha velocidad". Pero suicidio, no fue. Se lamenta su muerte porque se acaba su producción pero queda su trabajo".

 
Secretaría de Cultura
Departamento de Córdoba

Edificio Biblioteca David Martínez
Calle 29 No.5-64
Teléfono: 782 32 36
Indicativo Nacional: 094 ó 074 ó 054
Montería (Córdoba - Colombia)
.............................. Información Técnica ..............................
Esta página está optimizada para Internet Explorer 4.0 ó superior
y fue diseñada para verse con resolución de 800 x 600.

Créditos