Make your own free website on Tripod.com
 

Figura zoomorfa en oro de la cultura Zenú
Secretaría de Cultura de Córdoba - Colombia - Sur América

 
 

En el Valle de las Tempestades
José Manuel Vergara Contreras
Grafisinú
Montería 1990

Solapa
Hay una ferocidad pausada pero firme. Hay una continuidad burlesca, hiriente, expósitamente real Este libro, titulado "En el Valle de las Tempestades", título anunciatríz de dardos y conmociones, recorre las teorías de la creación del Hombre para poetizarlas e ironizarlas, empeño que no se ve con frecuencia en la poesía contemporánea, la cual dedica sus mastines a otros menesteres.

Se necesita una gran dosis de conciencia acerca de lo que somos, para empezar el trayecto de la burla. Y todo parece encaminado a decirle al Hombre: no te ufanes, no te afanes, cosa hipócrita, poca cosa eres. Y, por favor, no te lamentes idiota erecto: comes lo que cultivas.

Sí, más que amor hay humor, un humor encaminado a los principios y al destajo de la vanidad, de la falsa sapiencia, de la deleznable trascendencia. José Manuel Vergara, fiel a sus furias, da una bofetada. Quizá una bofetada que ríe.

José Luis Garcés González


En este libro de José Manuel Vergara sucede algo para mí importante. Nosotros estamos llenos de España, de Francia, de Inglaterra, de sus figuras metafóricas, pero aquí se está demostrando pie a pie, palabra por palabra, que éste es otro mundo, otro génesis, que José Manuel Vergara no es otro poeta, sino nuestro poeta. No estamos leyendo a Rimbaud ni a ningún poeta maldito. Estamos en presencia de un poeta que está utilizando elementos nuestros, árboles nuestros, alma nuestra, corazón nuestro. Esta es una poesía americana. Está hecha aquí, en Mocarí, en Planeta Rica. Cuando se trabaja con esos términos irreverentes que nos golpean, que nos impactan, estamos utilizando un Español del Caribe, que muy pronto dejará al Español de Madrid como lengua muerta, pues ya no tendremos necesidad de regresar a esas fuentes.

Guillermo Valencia Salgado


Contraportada

Hay que aprender a penetrar la epidermis para no caer en el error de creer que el hombre es lo que muestra. Esa careta es vulnerable: basta detectar el fondo.

No es fácil este trabajo, porque si sólo nos anima la intención de desnudar para darle cabida a la burla, la emoción de trasponer la puerta nos golpeará la cara, y seremos ratones royendo mármol, y se nos caerán los dientes.

Lo anterior presupone que debemos entrar de buena fe, sin ánimo de hacer sufrir, tal vez con un poco de humor o compasión para amortiguar el efecto de la lágrima que pueda asomarse al párpado. Porque es posible que mientras estemos haciendo esa penetración a la humanidad del prójimo, igual cosa hagan con nosotros sin que podamos exigir la buena fe. Siempre fracasará quien considere la intimidad de los demás como algo diferente de la propia.

Hecha esta advertencia, empezaremos a tomar posesión de sus secretos, con el sano propósito de destruir la vanidad. Solo entonces, podremos recobrarla plenitud y derrotarla tristeza.


Poema:

Cuando no logra descifrar su origen
en este valle de las tempestades
íntimanente se desprecia

Niega el curso normal de las cosas
Predica a los cuatro vientos
lo inútil de su paso transitorio
y hasta dispone de su vida

Sólo en esos momentos
de intimidad lacerante
es espontáneo

 
Secretaría de Cultura
Departamento de Córdoba

Edificio Biblioteca David Martínez
Calle 29 No.5-64
Teléfono: 782 32 36
Indicativo Nacional: 094 ó 074 ó 054
Montería (Córdoba - Colombia)
.............................. Información Técnica ..............................
Esta página está optimizada para Internet Explorer 4.0 ó superior
y fue diseñada para verse con resolución de 800 x 600.

Créditos